Branding es el proceso de comunicar al mundo que crees en ti

Branding es el proceso de comunicar al mundo, que crees en ti. Imagen propiedad de Syrvania

Comunica al mundo que crees en ti.
Imagen propiedad de Syrvania

Qué poco acostumbradas a comunicar están las empresas. Aún se esconden de la sociedad, usan sus departamentos de marketing muy tímidamente para lanzar campañas publicitarias de sus productos, servicios o como mucho de sus eventos. Pero los líderes, sus equipos, el día a día y, sobre todo, los clientes de éstas son un misterio.

Se trata de cultura y seguridad en sí mismas. Todo es vulnerable de ser criticado y las compañías, conocedoras de esto, muestran lo imprescindible, es decir, el producto objeto de su negocio. Las instalaciones, nuestro personal, lo que hacemos para que nuestros clientes estén satisfechos o incluso las relaciones que tenemos con colaboradores son propiedad privada. Los artículos de los escaparates no tienen alma, porque no se conoce su procedencia, y en absoluto me refiero a su proceso de fabricación.

¿Por qué digo que branding (marca) es el proceso de comunicar al mundo que crees en ti? Porque no hay marca sin sentimientos ni emociones, sin la percepción del impulso y la pasión de esas personas que hacen posible lo que llega a tus manos o, incluso, a tus sentidos.

¿Qué podemos encontrar hoy en el mercado de consumo? Diría que lo suficiente para elegir amplia y cómodamente entre marcas y distribuidores. La competitividad está estrechando la relación calidad-precio, y los consumidores buscan referencias para no equivocarse en su elección, pero no les ayudamos, porque sólo les mostramos el producto adornado con una sonrisa y un logotipo de diseño. Podemos resumirlo así: creemos en lo que vendemos pero no en nosotros mismos.

Branding (marca) es mucho más que un conjunto de valores en frases artificiales, es la capacidad de provocar la admiración del que observa lo que hacemos. También es mucho más que presentar a tu equipo con orgullo, es crear confianza demostrando lo que son capaces de hacer. Es el deber de difundir los avances fruto del esfuerzo que empleamos cada día en la consecución de los objetivos. Es dar a conocer públicamente la maestría de tu equipo. Es el cumplimiento de tu propósito mediante el testimonio sin tapujos de clientes y proveedores. Es enseñar al mundo la autonomía y apuesta de tus ideales con hechos. Es preocuparse por el grado de humanidad y cercanía que perciben los clientes de ti o de la marca de tu empresa. En definitiva, es finalizar cada día sin dudar de que la sociedad ha sabido de tus esfuerzos y logros por conseguir satisfacer sus necesidades.

Autor: David Cánovas
Editor: Ana Mª Hita Velasco

Otros artículos que pueden interesarte:

Comparte este artículo:

4 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Qué poco acostumbradas a comunicar están las empresas. Aún se esconden de la sociedad, usan sus departamentos de marketing muy tímidamente para lanzar campañas publicitarias de sus productos, servicios o como mucho de sus eventos. Pero los líderes, sus equipos, el día a día y, sobre todo, los clientes de éstas son un misterio.Se trata de cultura y seguridad en sí mismas. Todo es vulnerable de ser criticado y las compañías, conocedoras de esto, muestran lo imprescindible, es decir, el producto objeto de su negocio. Las instalaciones, nuestro personal, lo que hacemos para que nuestros clientes estén satisfechos o incluso las relaciones que tenemos con colaboradores son propiedad privada. Los artículos de los escaparates no tienen alma, porque no se conoce su procedencia, y en absoluto me refiero a su proceso de fabricación.  […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario