Avances, consejos y mitos de la Odontología. Entrevista Ana Mª Hita Velasco @HitaVelasco

Seguimos profundizando en el maravilloso mundo de los profesionales, sus técnicas, sus consejos y visiones de futuro, sus pasiones y sus motivaciones. Qué importante es para nuestro desarrollo laboral y nuestro negocio, el contrastar y reflexionar sobre las vivencias y desafíos a los que se enfrentan expertos de otros sectores. Cuántas veces hemos adoptado formas de trabajar, comportamientos y técnicas de otras ocupaciones en la nuestra para buscar la eficiencia y la competitividad. Ese es el objetivo de nuestras entrevistas y, de paso, conocer aspectos que nos puedan interesar personalmente sobre la materia.

Hoy contamos con el privilegio de leer a Ana Mª Hita Velasco, una odontóloga emprendedora de la Región de Murcia. Ana, licenciada por la Universidad de Murcia, comenzó su andadura profesional por cuenta propia en 2 clínicas hasta que, poco tiempo después, decidió embarcarse en un proyecto común junto a dos compañeros. En la actualidad, además de en su propia consulta y de forma simultánea, desarrolla su labor en el sector de la sanidad pública en el nuevo Hospital de Torrevieja. Dentro de su compromiso con la odontología forma parte de la Junta de Gobierno del Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la Región de Murcia, estando al cargo de la vocalía de jóvenes dentistas. Su formación postgrado abarca el aprendizaje de disciplinas tales como estética dental, endodoncia, odontología conservadora y prótesis sobre implantes, entre otras.

David: Ana, ¿cuáles son las diferencias entre el sector público y el privado? ¿En cuál te resulta más cómodo desarrollar tu profesión?

Ana: Son muchas, algunas de ellas evidentes. En la actualidad la cartera de servicios de la Seguridad Social, por desgracia, es bastante limitada. El lado positivo es que no existe una relación comercial con el paciente, lo que facilita la confianza con el profesional al no haber intereses económicos de por medio.
En el sector privado, sin embargo, disfruto plenamente de todos los aspectos que brinda mi profesión y, más importante, tengo la suerte de contar con un equipo excelente que hace posible que disfrutemos de un clima de trabajo de lo más agradable, cercano y al mismo tiempo profesional.

David: Desde el punto de vista de un paciente, existe aún mucho desconocimiento sobre las nuevas técnicas y tecnologías que empleáis en vuestra especialidad. ¿Qué ha evolucionado de forma destacada en los últimos años?

Ana: La odontología ha avanzado en la última década notablemente más que en los cincuenta años anteriores. Es de destacar la gran cantidad de tecnología que hemos incorporado a nuestra disciplina, y que permite nuestra labor diaria, cada vez más especializada y específica: cirugía mínimamente invasiva, nanotecnología aplicada a los implantes, materiales cada vez más sofisticados, y mucho más.

David: Suena muy bien, y ¿qué efectos tienen estos avances en los pacientes?

Ana: Todo avance en aparatología y productos en nuestra profesión revierte en una mejor atención del paciente, desde un diagnóstico más preciso y menos invasivo hasta un tratamiento más próximo a la excelencia. El dolor en la consulta del dentista ya es un mito que forma parte del pasado. Hoy en día tenemos los medios para que el paciente no tenga que estar preocupado por este tema (y que es motivo muchas veces de sus miedos y sus desvelos).

David: Ana, eres una profesional que siendo muy joven has emprendido con eficiencia diferentes caminos profesionales, trabajando por cuenta propia y compaginándolo con jornada por cuenta ajena. ¿Qué consejos darías a los emprendedores de hoy?

Ana: Sin duda creo que lo más importante es estar motivado y, para esto, dedicarnos a una actividad que nos guste y estimule. Es indudable que el esfuerzo se vive de forma distinta y se afronta con más energía cuando va acompañado de pasión por nuestro trabajo. No todo el mundo tiene la misma fortuna de estar en esta situación, pero se ha de luchar por acercarnos al objetivo. Trabajar, como estudiar, consume un tiempo y un esfuerzo, está claro; qué menos que sea algo agradable para nosotros la adquisición de dichos conocimientos y realización de esas actividades.

David: Ahora vamos a profundizar desde el punto de vista de un paciente. Creo que habéis avanzado tanto en vuestra profesión que gran parte de la población ignora que las cosas ya no se hacen como antes.
¿Cómo calmas los nervios de las personas con fobia al dentista?

Ana: Es fundamental el diálogo y explicar bien al paciente en qué consiste el tratamiento. Éste ha de tener claro el diagnóstico, las distintas opciones, y los pros y contras de cada una de ellas. Hay que dejar margen para la resolución de todas sus dudas. La información genera confianza.

David: ¿Es necesario realizar una limpieza profesional una vez al año?

Ana: Lo que se recomienda es, al menos, una revisión anual. La limpieza sólo en caso de que exista acúmulo de sarro, de no ser así no es necesario.

David: ¿Se puede evitar el sarro?… es decir, ¿podría darse el caso de que nunca se necesite una limpieza dental?

Ana: Por supuesto. Sólo es necesaria una higiene correcta para evitar su formación. Y para ello, además del cepillo, es imprescindible el uso de seda dental o cepillos interdentales. La zona entre dientes suele ser la gran olvidada al ser la menos visible, pero no hemos de descuidar la limpieza de esas superficies puesto que también son susceptibles de sufrir caries y gingivitis.

David: ¿Cuáles son los métodos de prevención más eficaces y realistas que podemos llevar a cabo?

Ana: Sin lugar a dudas una correcta higiene es el pilar fundamental sobre el que se sustenta una buena salud oral. Recapitulando, precisamos para ello un buen cepillo, seda dental y una pasta fluorada.

Le sigue muy de cerca la dieta. Influye, además de la toma de productos azucarados, la cantidad, consistencia y frecuencia con que se ingieran. Hemos de pensar también que cualquier comida y bebida, que no sea agua, mancha nuestros dientes y constituyen una fuente de alimentación para las bacterias presentes en la boca, entre ellas las productoras de caries y enfermedades de las encías. Importante es también el tiempo transcurrido entre la ingesta y el cepillado, puesto que la función de neutralizar ácidos que tiene la saliva es limitada.

Y no me gustaría obviar el papel que desempeñan otros factores de riesgo, como es el tabaco. Merece éste una especial atención por el efecto nocivo que tiene sobre las mucosas, aumentando considerablemente el riesgo de padecer gingivitis, periodontitis, lesiones precancerosas y cáncer.

David: ¿Es importante reponer las piezas que, por cualquier motivo, se han perdido? ¿Por qué insisten tanto los dentistas en que se haga cuanto antes?

Ana: Sin duda, es totalmente adecuado reponer los dientes ausentes sin mucha demora. Los motivos son varios. En primer lugar saber que la zona de maxilar donde estaba la pieza sufre con el paso del tiempo una reabsorción ósea, y en el caso de que haya que poner implantes, es éste un factor clave, puesto que necesitamos una altura y anchura mínima de hueso para su colocación. Además, tras una extracción, las piezas vecinas tienden a moverse a ese espacio vacío, aflojándose los puntos de contacto entre el resto de dientes. Esto facilita el acúmulo de placa dental y restos de alimento, aumentando el riesgo de caries y enfermedades gingivales. Y, por último, tenemos el factor estético que, dependiendo de la zona, puede tener una mayor o menor relevancia.

David: ¿Existe alguna limitación de edad para la colocación de implantes?

Ana: La única consideración a tener en cuenta es que el tratamiento con implantes no debe realizarse hasta que se complete el crecimiento, aproximadamente a los 18-20 años. En los adultos la edad no supone una contraindicación por sí sola.

David: ¿Cómo deberíamos actuar en caso de traumatismo si se produce la caída de algún diente?

Ana:  Para evitar complicaciones pensando en si es un diente de leche o definitivo, si es una fractura o una avulsión…lo mejor es buscar la(s) pieza(s), conservarla en leche fría o suero fisiológico (si esto no es posible, dentro de la boca, entre la arcada dental y la mejilla) y acudir rápidamente a un odontólogo. En muchos casos es posible reimplantar el diente o reconstruirlo con el mismo fragmento fracturado. Es un tratamiento de urgencia que no se debe posponer ni demorar.

David: ¿Es posible que el organismo rechace un implante?

Ana: Los implantes son de titanio, material totalmente biocompatible, por lo que el rechazo no existe. Sí es posible que haya un fallo en la osteointegración (unión hueso-implante), riesgo mínimo si existe una correcta planificación del caso, la cirugía la realiza un cirujano experto, la prótesis está bien adaptada y el paciente es constante en el mantenimiento de la higiene oral.

David: ¿Cuáles son las especialidades que ejercéis en vuestra clínica? ¿Cuál es la más destacada?

Ana: Pues al contar con dos odontólogos y un cirujano oral y maxilofacial, abarcamos la totalidad de tratamientos competencia de las dos profesiones, como son la ortodoncia, implantes, cirugía oral, estética dental, prótesis sobre dientes o implantes, patología de la articulación tempormandibular, periodoncia, patología de las glándulas salivales, entre otros.

David: Gracias por tu tiempo Ana.

Ana Mª Hita Velasco (@HitaVelasco)
Clínica: C/Simón García, nº 5, bajo B, 30003 Murcia, Murcia Telf. 968225652

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario